jueves, 31 de marzo de 2016

Talento vs Trabajo


La película "Whiplash" es un ejemplo perfecto de que con esfuerzo y trabajo puede lograrse muchas cosas, siempre que te guste hacerlo.

Todos somos seres humanos especiales, con habilidades o virtudes que nos diferencia uno con el otro. Nacemos con ello y ocasiones la sabemos aprovechar y en otras no, quizás existirán un millón de razones para no hacerlo pero siempre dependerá de nosotros mismos. Desde pequeños, nuestros padres nos enseñan a conocer el miedo y nos hace parte de nuestra naturaleza, el miedo según la R.A.E. es la angustia por un riesgo o daño real o imaginario. Cuando somos pequeños ese daño no lo conocemos, principalmente por la magnitud o el alcance que se podría llegar a tener pero nuestros padres si, es en ese momento en donde comienzan a limitar nuestras ambiciones y aspiraciones para poder identificar las cosas que nos harían un bien o un mal.

Cabe recalcar que el miedo nos permite colocar limitaciones en poder realizar las cosas, es muy difícil predecir el futuro pero si es posible identificar si efectivamente va a ser factible o no realizarlo, quizás ahí empieza nuestros paradigmas, habría cosas que podríamos realizar y otras no pero en todo caso hay que trabajar para lograrlo.

Las personas que nacen con talento versus las personas que se esfuerzan por obtener lo que desean, tienen dos caminos distintos, quizás uno este plasmado con una abundante ayuda pero el entorno no es el mejor para lograrlo o a su vez no posee la ayuda pero su entorno hace posible que lo logre.

Hablemos de las personas con talento.

Un talento es una virtud nata de la persona que lo posee, eso quiere decir que tiene una habilidad especial para ello. Según la historia del grupo británico The Beatles, ellos siempre les había gustado la música pero ninguno la había tomado como una profesión porque el entorno no era propicio para realizarlo pero tomaron una decisión e hicieron posible su música y su éxito.

Black Sabbath, banda británica de heavy metal, formada en 1968 en Birmingham, Reino Unido, el guitarrista de la banda, Tony Lommi había perdido sus dos dedos debido al trabajo de fabrica de metal que tenía debido a la difícil situación que se encontraba, gracias a su dedicación continua tocando música y llegaron a ser un éxito mundial. El entorno en donde el vivía le indicaba que tenía que trabajar para subsistir. 

Las dos historias ponen como ejemplo que teniendo talento tiene una alta probabilidad de lograrla lo que se propone pero más allá de ello, es la decisión que tuvieron para hacerlo, quizás conozcamos un sin numero de personas que tuvieron talento y lo desperdiciaron o no lo supieron aprovechar en el momento y el tiempo indicado.



Hablemos de las personas que no poseen un talento pero se esfuerzan en lograr sus objetivos.

Las personas que no poseen un talento, tienen en muchas ocasiones fuentes de inspiración para lograr los objetivos que se propone. Podemos poner de ejemplo, una persona de pocos recursos, en donde el entorno te indica que es más factible y lucrativo realizar un hurto a personas o transeúntes tiene un alto porcentaje en llegar a ser un delincuente pero también existe la contra parte en donde esa persona puede tomar una decisión y ser mejor de lo que esperan de él. 

Recordemos el entorno no es el propicio pero con esfuerzo, dedicación, trabajo hace posible lo que sería imposible. De estos ejemplos podríamos mencionar muchos, uno de ellos es Chris Gardner (En busca de la felicidad) que teniendo una situación difícil pudo salir de ello. Cabe mencionar que en la película el significado no era que logres una fortuna, sino más bien que trabajes para lograrlo. Gardner, no poseía un talento para realizar algo en especifico pero si tenía actitud y dedicación para lograrlo. 

Podríamos nombrar un sin numero de profesionales de distintas ramas que tienen una alta probabilidad de generar un fracaso en los primeros 2 o 3 años de su carrera pero la dedicación al trabajo hace posible que lo logre. Existen en muchos casos, que dicho fracaso hace que se contagien del miedo que fueron educados desde pequeño y les genere una limitante para salir adelante.

En el Ecuador, podemos decir que existen mucho de ambos casos, tenemos personas que tienen un talento nato y que les permite tener una ventaja sobre el resto, como también, se encuentran muchas personas que trabajan día a día para alcanzar sus sueños.




Quizás puede ser muy subjetivo el tema del talento pero lo que si es cierto es que no existe un trabajo bien hecho sin esfuerzo.



El éxito no es el final del camino, sino más bien el recorrido del mismo, no existe un status quo para ello sino hay que crearlo. 

No hay comentarios: