lunes, 1 de junio de 2015

Uno no pierde, sólo toma tiempo aprender

Fuente: Goal.com

Nos ha pasado en muchas ocasiones que hemos entrado a una competencia, muchas veces sin querer y otras veces con el deseo conocer nuestros límites y entramos en la dinámica de no dejarnos vencer por lo que se nos ocurra en ese momento y lo que deseamos a toda costa en ganarle a nuestro inmediato competidor, siendo que estuvieras en la posición número 99 sobre 100 participantes.

A nadie le gusta perder, sobre todo en algo que supuestamente lo sabemos hacer bien pero analice esto estimado lector, ¿realmente termina perdiendo?, ¿o se le ofrece otra oportunidad para mejorar y volverlo a intentar?

Les voy a llevar a 1998, Mundial de Futbol, en el cual Francia vence 3 por cero a Brasil, con dos soberbios goles del que sería el mejor del mundo, Zinedine Zidane. Pero no venció a cualquier equipo venció al equipo que llevaba todos los partidos ganados y además al mejor del mundo en ese momento, el fenómeno Ronaldo. Fue la peor noche para todo el equipo brasileño y principalmente para el atacante que fue altamente cuestionado por haber jugado, supuestamente por no estar en las condiciones de juego optimas.

¿Acaso perdió realmente el equipo brasileño, o simplemente fue una lección deportiva? Lo que sucedió para el mundial siguiente es historia, Ronaldo llega a la final a disputar con Alemania y marca dos goles que lo hacían acreedor a ser uno de los máximos artilleros de todos los mundiales y además obtenía la Copa del Mundo 2002.

Fuente: garrinchamagazine.wordpress.com

Con esta analogía, lo que deseo hacer es que, en el momento oportuno nos damos cuenta que no hemos perdido sino más bien que aprendemos de nuestros errores para poder mejorar día a día, porque todo lo ocurrido se basa en la experiencia y eso queridos amigos no se puede adquirir en un centro comercial.

Así que cuando piense que las cosas están perdidas, déjeme recordarle, ¿para qué nos caemos? Para volvernos a levantar.


No hay comentarios: