lunes, 5 de noviembre de 2012

Wolff Olins desarrolla la nueva identidad de Windows 8

Tomado de Brandemia
Por: Igor Uriarte
31/10/2012




El pasado mes de Febrero se presento la nueva imagen para la octava versión del sistema operativo Windows 8, tarea llevada a cabo por el equipo creativo comandado por Paula Scher, socia de Pentagram.

Ahora, desde que durante el transcurso de la pasada semana se lanzase a nivel mundial la campaña de presentación del producto (aquí podéis ver vídeos de los diferentes eventos programados alrededor del mundo: http://www.youtube.com/user/WindowsVideos/videos?view=0), asistimos a la puesta de largo del que es, según la compañía de Redmond, "el sistema operativo más ambicioso desde Windows 95" y del que se espera pueda resolver los complicados retos a los que se enfrenta, como el de batir los registros de la anterior versión -la 7- o de conseguir calar en el mercado de las tablets.




A pesar de estar hablando de un sistema operativo que se ejecuta en más de mil millones -el 90%- de ordenadores personales en todo el mundo, la pérdida de terreno frente a los otros dos gigantes norteamericanos Google y Apple es cada vez más acusada, por lo que la compañía creada por Bill Gates se ha visto abocada a reimaginarse completamente -Steve Ballmer dixit- y a reafirmar su capacidad competitiva en esta nueva era protagonizada por y enfocada en el desarrollo de los dispositivos móviles.






Con el paso de los años, Windows se ha convertido, en cierto modo, en sinónimo de la propia Microsoft, ya que figura como el producto principal y más exitoso de todos los que comercializa la empresa. Por este motivo, parecía obvio comenzar la reestructuración del ecosistema de identidad con la que intentar reafirmar el espíritu pionero, la singularidad y el liderazgo tecnológico tomando como punto de partida el nuevo sistema operativo.

Para guiar y estructurar el proceso de reposicionamiento y lograr que el recién estrenado producto se presente como punto de inflexión desde el que plantear y a partir del cual se expanda el proceso de branding, nos encontramos a Wolff Olins (http://www.wolffolins.com).

Según nos cuentan los autores: "…Nuestro objetivo era partir de la filosofía y de los principios con los que se gesta el producto para desarrollar todo el proceso… centrándonos en los tres características principales que lo definen: la elección, la diversidad -representada por el alcance mundial que ostenta- y la idea humanista subyacente en su concepción, puesto que se ha creado para facilitar las tareas a las personas y ayudarlas a realizar todo lo que necesiten hacer…".
Durante el desarrollo del proyecto se ha requerido el concurso de otras agencias y creadores especializados y por esto, de la concepción del packaging se responsabilizó la consultora de diseñoIDEO (http://www.ideo.com), las coloridas ilustraciones son obra de los germanos Colors And The Kids (http://catk.de) y el apartado de motion y video corrió a cargo de Todd Selby(http://theselby.com).










Como podemos observar en las imágenes que acompañan este texto, la imaginería visual se despliega siguiendo las pautas de las líneas estéticas planteadas por el diseño del imagotipo y de la iconografía de "Metro", la interfaz de usuario caracterizada por la limpieza visual, los vivos colores e influenciada por los principios de diseño europeos.
En un ejercicio de coherencia conceptual -teniendo en cuenta que la idea principal sobre la que se construía el rediseño del equipo de Paula Scher- las "ventanas" son utilizadas en la mayoría de las aplicaciones; como en los vídeos, los anuncios de las vallas publicitarias…siendo, de entre todos los elementos que completan el muestrario de dichas aplicaciones y, en mi opinión, la que culmina el proyecto y materializa la verdadera apuesta por el cambio, la solución del diseño para el packaging.


No hay más que comparar el extraordinario diseño de la nuevas cajas con el de las antiguas para darse cuenta de la verdadera dimensión y la importancia del trabajo realizado por Wolff Olins y el resto del equipo.
El esfuerzo y la aceptación de la necesidad de renovación ya quedaron demostrados, tal y como comentábamos en la noticia de febrero, desde el momento en el que aprobaron el cambio del isotipo "con forma de bandera", aunque, y parafraseando la opinión del citado artículo, no sé hasta que punto todo este empeño servirá para recortar distancias ante los de Cupertino.
Recordemos que, lo realmente importante, es que el sistema operativo cumpla las expectativas generadas y, según las últimas informaciones (http://www.adslzone.net/article9603-la-mitad-de-los-usuarios-que-han-probado-windows-8-prefieren-windows-7.html) parece que no es así…



No hay comentarios: